Se trata de una técnica avanzada de implantología mediante la cual se extrae uno o más dientes irrecuperables e inmediatamente se coloca el implante o los implantes.

Con la técnica clásica había que esperar de 2 a 6 meses entre la extracción del diente natural y la colocación del implante. Pero con este sistema se realiza todo en una misma intervención, lo que resulta mucho más cómodo para el paciente y permite conservar mayor cantidad de hueso y encía.

Se trata de una técnica interesante especialmente cuando las piezas que se van a sustituir están en zona estética, de forma que su ausencia resulta mucho más visible al hablar o al sonreír.

En Vericat Implantología Inmediata se combina este método de implantes inmediatos postextracción con las técnicas de función y estética inmediata, con unos porcentajes de éxito del 99,1 %. De esta forma, el paciente, a las pocas horas de la intervención tiene ya unos dientes fijos atornillados sobre los implantes.

¿Cómo lo hacemos?

Diagnóstico

Mediante una ortopantomografía (radiografía panorámica) o, si procede, mediante un TAC propio, se realiza un diagnóstico preciso con el que poder ofrecer la mejor solución de una forma predecible y fiable. Este punto es fundamental para el éxito del tratamiento.

La filosofía que emplea el equipo Vericat es la más conservadora posible y la que supone el tratamiento más simple y efectivo para el paciente. Además, está basada en la implantología inmediata, por lo que todos nuestros diagnósticos, van dirigidos a que el paciente pueda tener dientes fijos y estéticos el mismo día de la colocación de los implantes, aumentando considerablemente la calidad de vida y los índices de satisfacción de nuestros pacientes.

Extracción de dientes y colocación de implantes

En la segunda visita se realiza la extracción de los dientes naturales irrecuperables y se procede a la colocación de los implantes. Se hace mediante anestesia local, lo que resulta completamente indoloro para el paciente.

Colocación de la prótesis fija inmediata o provisional

Ese mismo día, pero unas horas más tarde, se coloca sobre esos implantes la prótesis fija atornillada. Está realizada en resina de alta dureza y es altamente funcional y estética. De hecho el paciente puede comer una dieta sólida, evitando alimentos extremadamente duros, desde el primer día.

Seguimiento

Al cabo de una semana de la colocación de los implantes se revisa el tratamiento y se retiran los puntos de sutura.

Prótesis definitiva

A los 3-4 meses de la intervención, una vez se ha producido la osteointegración, que es la unión del implante con el hueso, se sustituye la prótesis inmediata por la definitiva. 

Los nuevos dientes fijos están confeccionados con zirconio. Se trata de un material de última generación que ofrece dureza, resistencia y un acabado completamente estético. 

Para conseguirlo, el equipo clínico y el laboratorio protésico mantienen una comunicación directa y fluida. Gracias a ello, el ajuste de la prótesis con los implantes es perfecto. Y conseguimos un aspecto totalmente natural en cuanto a color, tamaño, forma y transparencia de los dientes.