Diabetes y pérdida de dientes: ¿qué relación hay?

¿Sabías que la diabetes y la salud dental están estrechamente relacionadas? La diabetes es una enfermedad metabólica crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo y que no solo tiene implicaciones en la salud general, como enfermedades cardíacas y renales, sino también en la salud bucal. 

La pérdida de los dientes por la diabetes, normalmente, está causada por el riesgo de enfermedad de las encías. Pero además, en las personas que sufren esta afección, el organismo puede reducir su capacidad para combatir infecciones, dificultando la cicatrización de las heridas en la boca. 

Para evitarlo, además de llevar un cuidadoso control del azúcar en sangre y mantener una buena higiene bucal, es fundamental acudir regularmente al dentista para poder detectar y prevenir cualquier riesgo para nuestra salud bucal.

¿Cómo puede la diabetes afectar a la boca?

Al afectar a la producción y composición de la saliva, la diabetes puede desencadenar una serie de problemas bucales adicionales. Por ejemplo, la xerostomía (sequedad bucal) es habitual en personas con diabetes debido a la disminución de la producción de saliva, lo que no sólo genera molestias, sino que además dificulta la deglución y el habla, aumentando el riesgo de desarrollar infecciones fúngicas, como la candidiasis oral.

Además, la diabetes puede afectar también al sistema inmunológico, dificultando la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones  y dando lugar a la aparición de úlceras bucales, abscesos dentales y otras complicaciones que requieren atención inmediata.

¿Cuáles son las enfermedades de los dientes y encías causadas por la diabetes?

La diabetes puede aumentar el riesgo de sufrir diferentes problemas bucales, que pueden tener implicaciones negativas para la salud oral. 

  • Enfermedad de las encías: la diabetes puede provocar gingivitis, una inflamación de las encías que, cuando no se trata, puede dar lugar a una periodontitis, llegando incluso a dañar los tejidos de soporte de los dientes y dando lugar a la pérdida dental.
  • Boca seca (xerostomía): la diabetes y la boca seca también están relacionadas. La reducción en la producción de saliva puede causar sequedad bucal, lo que no solo genera una gran incomodidad, sino que además puede aumentar el riesgo de caries, infecciones fúngicas y dificultades para tragar y hablar.
  • Caries dentales: la alteración de la producción de saliva y los altos niveles de glucosa en la sangre pueden aumentar el riesgo de caries dentales, especialmente si no se lleva una adecuada higiene bucal y unos buenos hábitos alimenticios.
  • Boca salada: la boca salada y la diabetes también guardan cierta relación debido a la alta concentración de azúcar en la saliva, que puede ser un síntoma de hiperglucemia. 
  • Síndrome de la boca ardiente: esta afección produce sensaciones de ardor o dolor en la boca, la lengua y los labios, pudiendo afectar significativamente a la calidad de vida.
  • Llagas en la boca: en muchos casos, la diabetes y las llagas en la boca también suelen ir unidas, llegando a causar dolor y dificultando la alimentación y el habla.

¿Cómo saber si tengo problemas bucales por la diabetes?

Es fundamental que las personas con diabetes se mantengan atentas a los signos y síntomas de problemas bucales, ya que podrían estar indicándonos complicaciones que requieran de atención inmediata. Entre los síntomas más habituales, se incluyen los siguientes:

  • Encías enrojecidas, hinchadas o sangrantes.
  • Dientes flojos o sensibles.
  • Espacio entre los dientes.
  • Sequedad bucal persistente.
  • Mal aliento crónico.

Estos signos pueden ser indicadores tempranos de alguna enfermedad de los dientes, como la gingivitis o la periodontitis, que pueden empeorar rápidamente debido a la alteración del sistema inmunológico y a dificultad del organismo para combatir infecciones. 

¿Qué hacer si tengo problemas bucales por la diabetes?

Si sufres pérdida de dientes por la diabetes o notas cualquiera de los síntomas que acabamos de explicar, es muy importante que visites inmediatamente a tu dentista. Una atención dental preventiva y proactiva puede ayudar a preservar la salud bucal y prevenir complicaciones graves en el futuro.

Además, es esencial mantener una buena salud bucal. En este sentido, a continuación, te dejamos algunas recomendaciones:

  • Controlar los niveles de glucosa en sangre: mantener unos niveles adecuados de glucosa en sangre es fundamental para reducir el riesgo de sufrir problemas bucales. Por eso, es recomendable realizarse análisis médicos de forma periódica.
  • Seguir una dieta saludable: una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre y a mejorar la salud bucal. Además, es conveniente reducir el consumo de alimentos y bebidas azucaradas, ya que pueden favorecer la aparición de caries dentales.
  • Visitar regularmente al dentista: las visitas regulares al dentista son fundamentales para detectar y tratar problemas bucales en fases tempranas. Programa citas con el dentista y limpiezas profesionales al menos dos veces al año.
  • Evitar el tabaquismo: fumar aumenta el riesgo de enfermedad de las encías, pérdida dental y otros problemas bucales. Por eso, si fumas, es recomendable que te plantees dejarlo.

Mantener una buena higiene bucal: cepíllate los dientes al menos dos veces al día con pasta dental con flúor, usa hilo dental diariamente y enjuágate la boca con un enjuague bucal sin alcohol. De esta forma, evitarás la acumulación de placa y la formación de caries.

También te puede interesar

Osteointegración de un implante dental
Qué es la osteointegración de un implante dental y por qué es crucial para los implantes dentales
Leer artículo
Paciente con dolor de muelas por caries
Caries dentales: prevención y tratamiento para evitar la pérdida de dientes
Leer artículo
Herpes labial
Herpes oral
Leer artículo
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?